El Tiempo (entre Paréntesis)

Salvador Dalí - Persistencia de la memoria

¡Qué ganas de tener ganas

de otra cosa!

¡Qué oídos dispuestos a tu voz

que ya no acosa

más al tiempo (el pendiente, el pretérito,

el tirano)!

Él (que más no quiso ser y ahora

se esboza),

él (quien habla de la calma y de tu mano,

de tus pasos perseguidos por el amo).

.

El tiempo del perdón, de aquello complacido,

de lo perdonado.

A ver quién se acerca a buscar, si encuentra,

(a ver quién osa)

en algún lugar al tiempo y sus mareas.

(Al tiempo que sin horas se hace añicos,

que sin soles del oriente pareciera ser continuo.

Al tiempo que cabalga sobre siglos

haciéndonos creer que es infinito).

.

Silencioso, mi espíritu envuelto en viento

(hecho harapos),

cubierto largamente de finura niebla espesa

(y tu nieve que no cesa).

Este espíritu se torna bravamente

enfermo,

y se resigna y se convence y se da cuenta.

(como cuenta se dan todas las cosas:

el tiempo, éste al menos, no es eterno)

Anuncios

~ por Franco en 20 de julio de 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: