AL RESCATE DEL MINOTAURO

Dibujo y epígrafe de
Manuel Sacristán de Alva
(12 años)


Sabía de antemano que el viento no iba a cesar hasta enfermarme. Sabía también que la música me dejaría sordo y que la noche no tenía un refugio para mí. Así, desabrigado, sordo y enfermo, no dudé. Me descalcé para hacer el menor ruido posible. Apagué las luces, todas las luces, incluso una la tuve que apagar una seis o siete veces. Ya sí, dispuesto a irme, y en silencio, abrí la puerta violentamente para que no rechine.
No me importaba mucho algo. No tenía demasiadas expectativas. Sabía que el pasillo de salida no tenía huellas de retorno. Ese pasillo, ese impreciso pasillo recto, era lo más parecido a un laberinto que vi en mi vida. Ciertamente, no tuve que tomar coraje para encararlo. Ya no importaba más nada.
Volví a apagar la misma luz por séptima u octava vez. Ya no importaba más algo. Cerré la puerta violentamente, tan violentamente que no la escuché.
Salí a buscar otro refugio, pero sabía que no existía. Grité y me escuché por primera vez. Me gritaron de muchos lados, dicen, pero no escuché nada. Y el viento me dio fuerte en la cara y en los dedos de las manos y de las patas. Me agarró desnudo no sé adonde. La luna me grito, dicen algunos.
El refugio no estaba en ninguna parte. Pensé, entonces, que yo podía ser mi refugio. Sí, yo, mi peor enemigo podría haber sido mi refugio. El Sol me agarró desnudo también, y me vio sordo. El Sol, cuando quiso calentarme, cayó en la cuenta de que ya estaba completamente enfermo. Y yo, mi peor refugio, fui mi peor remedio. Ya no había salvación para mí. A no ser que en el ocaso del día encuentre al Minotauro y lo rescate. Pero ni siquiera así tenía la seguridad de salvarme.
Decidí buscar al Minotauro de cualquier modo. No tanto para salvarme. Solo quería hacer justicia por una vez.

Anuncios

~ por Franco en 7 de marzo de 2007.

5 comentarios to “AL RESCATE DEL MINOTAURO”

  1. Creo que esa ilustración me desfavorece

  2. y yo que estoy desarmado y con esos hostentosos cuernos producto de la profesión de mi mujer…?

  3. Con un desarroyo compacto y de fácil lectura has logrado ser profundo, sencillo y expresivo. Muy buena Fran

  4. Con un desarrollo compacto y de fácil lectura has logrado ser profundo, sencillo y expresivo. Muy buena Fran

  5. […] Baudelaire, o al menos el poema “A una que pasa”, de ese autor. Y otro texto desafortunado es Al Rescate del Minotauro, pues no todas las noches uno consigue dormirse. Por su parte El salto de las ranas es una manera […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: