A UNA ANARQUISTA

Giorigio de Chirico: "La nostalgia del poeta" , 1914

Se me vino la noche. Con toda su furia me apretaba la sien. La cabeza era como que explotaba, o explotaba sin regodearse de metáforas inútiles.

Con la noche caía también la lluvia, pero mi cama ya no estaba seca. Seguía sudando el pésimo año. Sudaba tristeza y desamores, como siempre. Vos me empapabas, como siempre.

Entre mis venas corría desamor, a veces nostalgia, y entre los poros de mi piel se filtraban amalgamados, en una sola gota de un algo desabrido, híbrido, sucio.

Y encima se me caían las canas. No creo que el resto creciera, sino que yo ya me estoy achicando.

Hace mucho que no sé nada de los anarquistas. Creo que se ocultaron para leer a Baudelaire.

Sí, eso están haciendo.

Anuncios

~ por Franco en 29 de enero de 2007.

2 comentarios to “A UNA ANARQUISTA”

  1. esa! buena, hermano

    saludos

  2. […] llegan a aparecer textos completamente desafortunados como A una Anarquista en un intento de convencer a una mujer, que lejos estaba de ser anarquista, de que lea Las Flores […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: